Mostrando entradas con la etiqueta 10 años. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta 10 años. Mostrar todas las entradas

4 de julio de 2017

Así celebramos una década de puro amor

Se dicen fácil 10 años, pero en realidad han sido toda una travesía. Así lo festejamos

Faltaba poco para el cumpleaños de nuestra primera hija. Estábamos pensando si haríamos una fiesta o una reunión pequeña. Pero como siempre lo sospeché, llegó el momento en que Constanza no quiso una fiesta y mucho menos de esas temáticas que a mamá le encantan pero que a ella le parecen fuera de lugar pues "todo eso es cosa de niños chiquitos, no de niñas grandes". Y la verdad es que su decisión no nos vino tan mal, pues con la bebé, el compromiso del bautizo encima, y los tantos gastos que hay ahora, no hacer fiesta supuso un enorme ahorro a nuestra economía familiar. Sin embargo ella quería algo especial junto a sus mejores amigas del colegio: una pijamada.

Lunes cumpleañero


Previo al lunes de su cumpleaños, sus abuelos la invitaron a desayunar. Ese día salimos temprano y en familia disfrutamos una mañana muy amena. 

Por la tarde  mi esposo y yo fuimos en busca de su regalo: ella deseaba una muñeca Willie Wisher así que nos fuimos a buscarla, pero como ya sabrán, suele pasar que cuando necesitas algo no lo encuentras, nos llevo bastante tiempo dar con la muñeca, de hecho tuvimos que buscarla al día siguiente y además creímos que la encontramos a un súper precio (hasta le compramos dos) sólo para que un par de días después la viéramos en Walt Mart en liquidación y nos dieramos cuenta que la compramos más cara. ¡En fin!

El día de su cumpleaños decidimos no llevarla a la escuela, prefirió quedarse en casa. Papá llegó temprano. Los abuelos le prepararon su platillo favorito: pechugas con papas fritas. Y teníamos planeado ir al cine, pero como cada año, nos vinieron a visitar mi abuela, tía y primos. La verdad me es muy grato que no necesite hacerle fiesta para que vengan a casa a demostrarle su afecto a mi flaca. Compramos un pastel y pasamos una noche deliciosa. 

Los días siguientes nos dedicamos a la planeación de su pijamada.
Constanza invitó sólo a cinco de sus compañeritas de la escuela, las más allegadas a ella. Pensamos que tal vez sólo vendrían dos, pues comprendemos que es muy difícil confiar a nuestras hijas en casa de personas ajenas. Sin embargo, compramos varias cosas pensando en todas las invitadas: antifaz para dormir, cepillos dentales, porta cepillos de dientes, pañuelos, jugos, etc. 

Hice unas invitaciones en forma de antifaz para las invitadas y mande a pedir cupcakes con un decorado de pijama.
          



La pijamada llegó


Al fin llegó el anhelado día de la pijamada. Y para grata sorpresa de Constanza, llegaron casi todas las invitadas. Pensamos que sólo vendrían dos, pero sólo faltaron dos. Además supusimos que las traerían un rato, pero ¡todas se quedaron a dormir!


Jugarón un rato, comimos pizza, se arreglaron las uñas y más tarde nos fuimos al cine a ver Mi Villano Favorito 3.


Regresando Constanza organizó un pequeño juego con las niñas y después cantamos las mañanitas y comieron cupcake, bueno en realidad sólo lo mordisquearon. Les preparé malteadas, se dieron un baño, les pusimos un colchón inflable y tuvieron una noche de pelis. Y al fin durmieron.







                           

                         


Cerramos con broche de Oro, pues "Mamás Blogueras Mexicanas" nos invitó al lanzamiento oficial de Nat Geo Kids, evento que estuvo dirigido a los niños y el cual disfrutaron mucho las niñas.








Terminé exhausta, tanto como cuando finalizó mi boda. 

El domingo, ya solos los cuatro, realizamos un paseo familiar para terminar una semana cumpleañera.




28 de junio de 2017

Su primera década: ¡Felicidades Constanza!

Ha pasado ya una década de su mágica llegada, de los nervios, los miedos y los desvelos. Una década de haberme estrenado como madre, madre primeriza, madre para siempre. Diez años pasaron desde que llegó a mi vida ese ser pequeño y frágil que tan sólo dependía de mi, diez años de haber conocido el más bello sentimiento que cualquier mujer puede sentir.
Cuantas aventuras nos ha deparado el tiempo, cuantos retos... pero no solo ha crecido ella, yo también crecí como mujer y como madre, porque no vino para que yo le enseñase, vino a enseñarme cómo era el mundo de la maternidad, a revolucionar mi vida en absolutamente todos los sentidos, a cambiar mi perspectiva del mundo y hacer de mi una mejor persona, porque ella llegó con tantos anhelos, ilusiones, y tantas metas.


Querida hija: has cumplido 10 años. Otra década más y serás toda una mujer. Hoy eres mi niña bella, y me llena de ilusión verte crecer. Quiero que caminemos juntas, que sepas que siempre estará mi mano para cuando quieras tomarla y para aferrarse fuerte a ti cuando caigas.

He aprendido a soltar mis miedos, mis miedos a que crezcas, a que mañana te sientas lastimada o sola, porque no puedo detener el tiempo, será mejor tomarle el ritmo y disfrutar la vida. 

No siempre serás una niña, pero de sobra esta decir que siempre serás mi bebé, serás mi bebé cuando llegué el acné, cuando haya que comprar compresas para el periodo, o cuando ya no quieras que te peine más, serás mi bebé cuando quieras que te preste un labial o me pidas que te enseñé a maquillar tu rostro, cuando ya no quieras acompañarme a todos lados o cuando vayas a tu primera fiesta.

Eso sí, no corras, vive la vida y disfruta cada etapa de ella, no hay prisas, no hay tiempo que no se cumpla... sigue disfrutando tus muñecas tanto como sea necesario y hasta que de verdad te aburran, sigue jugando en tu casita o a la comidita cuando te de la gana, pero no dejes tus cosas por temor a lo que digan los demás o porque la niña de a lado considere que eres mayor. 

Disfruta la vida, ríe todos los días y sueña en grande, sabes que la vida te deparará lo que tú decretes para ti. Te amamos infinitamente y estamos muy orgullosos de ti.

Por último, agradece hijita, al universo, a Dios y a la vida, por todo lo que tienes, por todo lo que te rodea, por toda esa gente que te ama y que en cada cumpleaños viene a la casa para darte un abrazo, por tener la dicha de vivir. Se siempre agradecida y se siempre un ser de luz.











10 años. Los mejores de mi vida, he aprendido junto a mi hija grandes lecciones. Como cada año estoy muy agradecida por las muestras de afecto para mi hija, siempre estamos rodeadas de cariño.
Gracias a mis padres, esos abuelos ¡no los tiene ni Obama!, gracias a mi esposo por ser el mejor cómplice y porque siempre se da a la tarea de sorprender a Constanza y robarle una gran sonrisa.
Y gracias a ustedes, los que están detrás del blog. Ya son varios años de compartir con ustedes.


Estamos en facebook